Series de séptimas

Las series de séptimas son sucesiones de acordes de séptima con relación de quinta descendente, es decir, siguiendo el círculo de quintas (sol – do – fa – etc.).
Hay series de séptima de dominante, que son modulantes (van cambiando de tonalidad), y series de séptima diatónica.
Las posiciones que funcionan para estas series son, alternando:

  • Fundamental – Fundamental (en ese caso tienen que ir alternando un acorde completo y otro incompleto -sin la quinta-)
  • Fundamental – 2a inversión
  • 1a inversión – 3a inversión

Vamos a ver cada caso y con ejemplos:

Series de séptimas de dominante

En estas series la sensible resuelve de forma irregular (no va a la tónica) y se convierte en la séptima de la siguiente dominante. Son modulantes, en los siguientes ejemplos nos vamos de Do Mayor a Mi bemol Mayor.
Ejemplos de series de séptimas de dominante en las posiciones que funcionan:

Serie de séptimas de dominante en estado fundamental
Serie de séptimas de dominante en estado fundamental
Serie de séptimas de dominante en fundamental - 2ª inversión
Serie de séptimas de dominante en fundamental – 2ª inversión
Serie de séptimas de dominante en 1ª inversión - 3ª inversión
Serie de séptimas de dominante en 1ª inversión – 3ª inversión

Acordes de séptima diatónica

Antes de ver las series de séptimas diatónicas, vamos a definir cómo es este acorde (muy sencillo):
Los acordes de séptima diatónica son aquellos que llevan la interválica que le corresponda según la armadura. Es decir, es una cuatríada que no se define por intervalos fijos, simplemente lleva las notas que correspondan a la armadura. Por ejemplo, en do mayor: do – mi – sol – si; re – fa – la – do; etc., son séptimas diatónicas.

También se les llama séptimas de prolongación, ya que se preparan ligando desde el acorde anterior.
Se resuelven bajando por grado conjunto, y se cifran así:

Posición acorde Cifrado
Fundamental 7
1ª inversión 6
5
2ª inversión 4
3
3ª inversión 2

En el tipo de música que se ve en Armonía, los acordes de séptima diatónica no se suelen utilizar sueltos, sino en series, con una excepción, el segundo grado con séptima (subdominante de 4 notas), que sí se usa desde el barroco. Como hemos dicho, preparando la séptima ligando y resolviéndola bajando por grado conjunto.
Y cuando se utiliza II7 en estado fundamental antes del acorde de séptima de dominante (en fundamental), uno de los dos debe ir incompleto, al igual que ocurre con otras sucesiones de acordes con relación de quinta descendente (como la dominante – tónica, o cualquier serie de séptima en estado fundamental), para resolver correctamente el acorde (más explicación sobre esto aquí, en la entrada sobre el acorde de séptima de dominante).

Series de séptimas diatónicas

Ahora que sabemos lo que son los acordes de séptima diatónica, las series no tienen ningún misterio, sólo hay que hacer la sucesión siguiendo el círculo de quintas, y utilizar alguna de las combinaciones de inversiones que funcionan, que son, como hemos dicho:

  • Fundamental – fundamental, en cuyo caso debe ir un acorde completo y el otro incompleto
  • Fundamental – 2a inversión
  • 1a inversión – 3a inversión

Ejemplos:

Serie de séptimas diatónicas en estado fundamental
Serie de séptimas diatónicas en estado fundamental
Serie de séptimas diatónicas en Fundamental - 2ª inversión
Serie de séptimas diatónicas en Fundamental – 2ª inversión
Serie de séptimas diatónicas en 1ª inversión - 3ª inversión
Serie de séptimas diatónicas en 1ª inversión – 3ª inversión

Las series de séptimas diatónicas no tienen función tonal, funcionan como expansión de función, y sólo se cifra la primera y la última de la serie, en lo demás, se indica “serie de séptimas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *